Las oportunidades están más cerca de lo que imagina

Las oportunidades están más cerca de lo que imagina

En muchas ocasiones en  compañías importadoras o exportadoras existe un deseo de incorporar nuevos productos, aprovechando la capacidad instalada y el conocimiento del mercado adquirido durante la operación del negocio.  Puede suceder que las decisiones respecto a qué productos incorporar sea por intuición, percepción ó mecanismos que no tengan una validación con datos. Es por eso que recomendamos agregar un paso importante antes de tomar este tipo de decisiones y es justamente hacer investigaciones basadas en datos para validar que la idea tenga la dimensión que imaginamos. En caso que se trate de una idea que involucra importar ó exportar recomendamos que la revisión vaya orientada a responder algunas preguntas ¿de qué tamaño es el mercado meta?  ¿Quiénes son los jugadores que ya lo realizan? Dado el tamaño de mercado, ¿cuál es el impacto financiero que quiero del nuevo producto? Para lograr lo anterior, busque los datos transaccionales de importaciones o exportaciones y realice el análisis, elabore escenarios prospectivos y decida si es algo que vale la pena o no. A continuación algunas recomendaciones para elaborar la investigación:
  •  Evite quedarse con ideas preconcebidas, o sea, no confié solo en su instinto, siempre hay respuestas en los datos que no conocemos.
  • No tenga miedo de descartar la idea si los datos lo llevan a esa conclusión, hay muchas más cosas por investigar y tal vez, está más cerca de encontrar la oportunidad que está buscando, sigue haciendo preguntas, hasta llegar a las respuestas que lo lleven a hacer algo que realmente le genere un impacto personal relevante.
  • Busque colaboradores que le ayuden a encontrar los datos que usted quiere, los proyectos de este tipo que son colaborativos siempre tienen un valor agregado en relación a realizarlo solo.
Las experiencias de investigaciones con datos, son una oportunidad de aprender y de acercarse a lograr las cosas que queremos, a veces, los resultados de la investigación no dicen lo que queremos oír, pero más vale “escuchar” a los datos y estar prevenidos, que desplegar energía con la que no se logre lo que inicialmente imaginamos.