Cuidado con los costos ocultos del cloud computing

Uno de los principales atractivos del cloud computing o computación en la nube es el bajo costo que implica para las organizaciones. Sin embargo, al adquirir este servicio, se debe realizar una planificación cuidadosa, pues, de otra manera, se podría conseguir el efecto contrario y los costos podrían escalar rápidamente. Los costos de servicios ofrecidos por proveedores públicos son cada vez más atractivos, pero antes de contratarlos se debe revisar detalladamente cuáles servicios son los incluidos en el precio inicial y cuáles se deben pagar como extras, para evitar que los costos se multipliquen. Esto no quiere decir que la nube pública sea más costosa, sino que es esencial comprender cómo se cobran los servicios que se están proponiendo para la migración y, así, poder preparar un caso comercial completo. Esto porque, una vez realizada la migración de datos, se debe aceptar lo que el proveedor de servicios brinda. El objetivo del proveedor de servicios en la nube es simplificar la migración del TI de la compañía a entornos en la nube y migrar su servicio a otro proveedor es una propuesta más compleja e implicaría uso de software de terceros, con un costo y complejidad adicionales. Por eso, es importante que antes de mover cualquier servicio a la nube, los equipos internos comprendan detalladamente los siguientes aspectos:
  • Funcionamiento de la aplicación: cantidad de datos que fluye entre los servidores, dentro y fuera de la aplicación
  • Dependencias: requisitos de seguridad, acceso y autenticación
  • Elementos no incluidos en el servicio en la nube pública
  • Funcionamiento del modelo de carga del proveedor
Por ejemplo, si usted contrata un servicio de CRM, podría parecer que ocho horas de nube, más la capacidad de apagarlo los fines de semana resulta más económico que los costos internos totalmente pagados. Sin embargo, debe tomar en cuenta que:
  • Ejecutar la aplicación requiere sistemas adicionales: inicio de sesión, autenticación, cortafuegos y red, que necesitan ser activados de antemano.
  • El apagado y el inicio tienen que ser secuenciados y se necesita copia de seguridad.
  • Hay trabajadores que realizan sus tareas fuera de la oficina, por lo que 8 horas pueden convertirse en 16.
Por otra parte, si el servicio es de 24 horas, verifique:
  • Los elementos incluidos en el cargo por servicio básico
  • Si se requiere de procesos extra para ejecutar la aplicación de forma segura, como:
    • Seguridad
    • Capacidad de recuperación
    • Administración
    • Parcheo
    • Copia de seguridad
  • Costo de migración

Comprenda las características de su servicio en la nube

En primer lugar, debe comprender cuál es el servicio que usted está solicitando, puesto que tanto Saas, PaaS como IaaS, funcionan de maneras diferentes en cuanto al diseño y a la optimización en el proveedor de la nube. Tener en cuenta el  funcionamiento de las aplicaciones puede evitar sorpresas desagradables en el futuro. Esto significa comprender patrones de uso probables de la aplicación y cuán rápido se espera el crecimiento de su uso en cantidad de usuarios y volumen de datos. Lo más recomendable para mantener bajo control el crecimiento de datos es delegar a su equipo de TI la implementación de la clasificación de ellos por cada departamento.

Aprenda cómo se calculan los costos

Generalmente, los SaaS tienen un cargo estándar por usuario al mes, pero con IaaS y PaaS se suelen agregar elementos adicionales, por lo que el costo puede aumentar. Algunos de esos costos se asignarán a requisitos adicionales como direcciones IP, capacidad de recuperación del dominio y trasferencias de datos, dentro y fuera de los servidores. En muchos servidores, existe un costo por GB cada vez que los servidores de diferente dominio se comunican entre ellos, y un segundo costo por GB para enviar datos a través de Internet. Por ejemplo,  cada vez que se reproduzca un video se incurrirá en un gasto, que aunque mínimo, puede irse acumulando. Entonces, para comprender los costos con precisión, usted necesita conocer la frecuencia del tráfico de datos. La mejor manera de evitar costos inesperados es observar detenidamente los diferentes tipos de servicios disponibles, como:
  • Instancias bajo demanda
  • Instancias reservadas o puntuales
  • Almacenamiento relevante
  • Redes y seguridad requerida
  • Carga de trabajo
  • Requisitos con el tipo de instancia

¿Nube pública o nube privada?

La opción más económica puede ser tentadora de primera mano. Sin embargo, puede resultar más costosa conforme avanza el proceso de migración de datos. La nube pública proporciona un servicio básico, pero se debe tener claro que existen elementos adicionales a este que pueden aumentar los costos originales. Por otra parte, la nube privada está diseñada para satisfacer necesidades específicas de cada usuario, de manera que el costo variará según la solicitud de cada cliente. Por esto,  es primordial reconocer cuál o cuáles servicios son los que su organización necesita. Algunos pueden o deben ejecutarse en la nube pública y otros, que requieren mayor especificidad, en la nube privada. Así, se puede crear una infraestructura híbrida, que también debe ser monitoreada y administrada con todos los aspectos de seguridad requeridos para que el cliente reciba un servicio que supla con sus necesidades.

¿Desea conocer más sobre las características del cloud computing y sus costos?

Contáctenos a nuestra página web o a nuestro correo electrónico. Lo ayudaremos a encontrar el servicio de computación en la nube más adecuado para organización.