Transformación Digital

La transformación digital no tiene por qué ser compleja y tediosa; al contrario, puede ser una experiencia placentera y enriquecedora para su organización. Placentera y enriquecedora no quiere decir hassle-free (libre de complicaciones). Placentera y enriquecedora quiere decir que los retos y esfuerzos de su equipo se recibirán con una perspectiva diferente y generarán, por tanto, resultados mejores que los anteriores. Justo como una clase de entrenamiento deportivo: Salís sudado y cansado por el esfuerzo; pero más fuerte y saludable, con ganas de volver por más al día siguiente. El mundo de la transformación digital se ha modernizado a pasos agigantados. Cada vez hay más herramientas y sistemas para pasar “del punto A al punto B”; sin embargo, en nuestra experiencia, vemos a la mayoría de organizaciones aún luchando con metodologías, herramientas y tecnologías poco eficientes en la actualidad tecnológica. La industria tecnológica es un poco diferente de otras industrias. La transformación digital requiere paradigmas, herramientas y metodologías diseñadas o adaptadas específicamente para esta industria.

Gestionar la transformación digital con proyectos “en cascada” (Waterfall) tiene ciertas desventajas.

Los diagramas de Gantt se utilizan como una herramienta básica en la gestión de proyectos. Representan las diferentes fases, tareas y actividades planeadas de un proyecto. Muestran la línea de tiempo de las diferentes actividades. Fueron popularizados en occidente entre 1910 y 1915. Sí, leyó bien. Algunas organizaciones pretenden transformarse digitalmente hacia la modernidad utilizando herramientas y metodologías con 100 años de antigüedad. Pero la antigüedad de la metodología NO es el principal problema. El primer problema es que los diagramas de Gantt (y otros métodos de cascada) no tienen la flexibilidad y creatividad necesarias para adaptarse a cambios de oferta, demanda; de los deseos, intereses y necesidades del mercado tecnológico. Otra limitante de utilizar métodos de cascada en la transformación digital es que enfoca al equipo en la construcción de un objeto, lo cual no garantiza la creación de valor. Utilizar un modelo de cascada para gestionar la transformación digital LIMITA SERIAMENTE los alcances y logros del proyecto.

Gestionar la transformación digital con proyectos “AGILE” tiene ciertas ventajas.

En nuestra experiencia, la transformación digital requiere al menos tres fases:
  1. Enfoque estratégico en el VALOR:
    1. ¿Qué valor queremos agregar a nuestra marca, a nuestros clientes, a nuestros productos/servicios, por medio de esta transformación digital?
  2. Eficiencia presupuestaria:
    1. Entrega confiable de los compromisos con los patrocinadores a través de una gestión estricta de los presupuestos, los costos y las inversiones; y
  3. Metodología AGILE para acelerar el tiempo de “Go-To-Market” (lanzamiento “en vivo” del proyecto):
    1. Todos los equipos interfuncionales trabajan en el mismo espacio y tienen un alto grado de autonomía y autoridad para la toma de decisiones durante el proceso de desarrollo del producto.
  4. Infraestructura como Servicio (IaaS)
    1. Utilizar servicios de infraestructura en la nube agrega versatilidad, flexibilidad y control de costos. Además, convierte los costos fijos (CapEx) en costos variables (OpEx). Remueve los límites para la planeación estratégica de recursos.
Sobre estos 4 pilares de la transformación digital, se pueden agregar “toppings” que le den color y sabor al proyecto. Estos son algunas ideas de “catalizadores” que facilitan la gestión del cambio en la transformación digital:
  • Un muro de campeones para fomentar el espíritu competitivo y celebrar los éxitos.
  • Una tabla de escalamiento visual para eliminar los cuellos de botella del proyecto dentro de las siguientes 96 horas.
  • Un reloj de cuenta regresiva de 90 días que presiona a los equipos para que entreguen sus proyectos a tiempo.
  • Una política de puertas abiertas que alienta a los empleados a plantear problemas y expresar inquietudes
En lugar de demorar meses o años, la transformación digital e implementación de nuevas tecnologías se puede lograr en semanas. En parte, porque el objetivo es obtener un producto mínimo viable lo antes posible. Desde ese punto de vista, el equipo de transformación puede capturar comentarios y realizar iteraciones de diseño rápidas, mejorando el ecosistema digital con mucha facilidad.