Las tres claves para elegir un partner de Zoho

Si Zoho tiene su nicho entre las soluciones de software para empresas más populares no es sólo por lo accesible y versátil de funcionar en la nube. Destacan también la profundidad de sus herramientas y, sobre todo, la personalización que ofrece para integrar convenientemente los distintos departamentos y procesos de una organización.

Misma personalización que por su complejidad puede resultar, no obstante, demandante e incluso contraproducente —y por lo tanto, costosa—.

Es aquí donde entran los partners o socios de Zoho. Un partner es una consultora avalada por la suite misma y capacitada para asistir a organizaciones de todo tipo. Un partner de Zoho puede:

  • Ayudarnos con la implementación de productos de la suite.
  • Evaluar los procesos de aplicaciones Zoho que ya hayamos implementado y optimizarlos (automatización, flujo de información, etc.).

Ahora bien, saber qué es un partner es apenas la mitad de la historia en trabajar con uno. No nos detendremos en dónde encontrarlos (de por sí, Zoho tiene su propio buscador) pero sí en los criterios para dar con el indicado.

Entendimiento

De un partner de Zoho se espera, ante todo, soluciones a medida. Para ello, debe primero escuchar cuáles son nuestras necesidades y expectativas, pero también observar nuestro caso particular.

Habla muy bien de la formación y experiencia de un consultor ser capaz de ver más allá de cómo le presentamos nuestra situación y encontrar opciones que resuelvan la cuestión de fondo (y evitar con ello un problema de XY).

Por ejemplo, si consultamos a un partner sobre cómo implementar Zoho CRM o bien el paquete Zoho One ó Zoho CRM Plus, lo más competente es que primero indague en nuestra organización y en por qué necesitamos tales herramientas; es decir, priorizará nuestros objetivos.

No menos importante, el partner apropiado debe conocer —y especificar— los pasos para llevar a cabo esta solución, así como estar familiarizado con las eventualidades que puedan surgir durante el proceso.

Familiaridad con las tecnologías de nuestra organización

La implementación de una nueva herramienta en un sistema será tan satisfactoria como de correcta sea su compatibilidad con el resto. Por lo tanto, debemos prestar atención a la competencia de nuestro partner con las propias tecnologías de nuestra propia organización y sus diversas formas.

Tal es el caso de los lenguajes de nuestras aplicaciones, y sistemas heredados. Del mismo modo, puede que una organización esté acostumbrada a la solución ofimática de otra suite, como por ejemplo Gmail en lugar de Zoho Mail. Un socio competente sabrá ahorrarse cambios innecesarios en nuestro ecosistema e integrará productos de distintas suites si resultare conveniente.

Capacidad de comunicación y documentación

Una comunicación apropiada establece exhaustivamente los pasos, costos y resultados de una implementación a fin de dar una idea certera de qué esperar del proceso y ahorrarnos eventualidades.

Es trabajo de un partner llevar las ambigüedades en la comunicación al mínimo; nadie debe extrañarse de que la omisión de procedimientos, resultados e incluso meros detalles le juegue una mala pasada. Esto incluye escenarios donde el coste total de propiedad de Zoho excediera lo interpretado en un primer momento o bien una herramienta no terminase por funcionar según lo previsto.

A su vez, la comunicación comprende tanto los canales adecuados para que sea satisfactoria y registrable como la elaboración de documentación apropiada. La documentación es el oasis en el desierto de todo proceso complejo, los cuales abundan cuando hablamos de herramientas separadas diseñadas para interactuar entre sí constantemente.

La documentación de una implementación es tan importante como la implementación misma. Una solución de Zoho hecha a la medida necesitará de documentación, y además de capacitación, para ser utilizado. 

En este mismo sentido, en negociar nuestras expectativas es importante confeccionar un SLA claro, preciso y a ser escrutado nuevamente concluida la implementación para evaluar cómo continuar trabajando con un partner —de ser necesario— en base a la nueva situación de la organización.

Conclusión:

Los tres puntos que hemos visto nos indican lo mismo: un partner de Zoho debe ofrecer un servicio a medida. Siendo Zoho una herramienta tan dinámica como personalizable, su complejidad, imitando a la de las organizaciones, desconoce las soluciones genéricas.

El resultado, eso sí, vale la pena. Permitirse un sistema aceitado es la diferencia entre desaprovechar recursos o poder dedicarlos a objetivos concretos, así como a hacer lo mejor de las nuevas formas de trabajar.

Ahora que hemos visto cómo elegir un partner, Grupo Inco quiere saber por qué buscas uno. Cuéntanos tu historia. Si quieres continuar la conversación, te daremos las gracias por compartir este artículo.

Por: Rodrigo Ferreyra.